Luz pulsada

El paso de los años, algunos hábitos diarios, agresiones externas… Todo ello hace mella en nuestra piel, que sufre y se manifiesta, perdiendo su uniformidad, luciendo apagada, sin vida, sin fuerza, no brilla como debería.

Por eso, muchos tratamientos estéticos buscan renovar el aspecto del rostro, darle una nueva juventud. Es el caso de la luz pulsada, una técnica facial que contribuye a eliminar manchas o complicaciones vasculares que alteren la superficie de la piel.

El efecto que se consigue es el de un pequeño lifting porque esa mejora general repercute en el tono y firmeza de todo el rostro.

Tratamintos luz pulsada Zaragoza

¿Cómo se aplica la luz pulsada?

Este tratamiento se realiza con una aplicación de luz pulsada en la superficie de la piel. Esta luz se emite hacia el interior, lugar en el que logra que esta energía se vuelva calor.

Con esto se consigue que las células que llevan a cabo la coloración de los pigmentos dejen de trabajar y los vasos capilares vean disminuido su tamaño.

En nuestro centro de Medicina Estética de Zaragoza, los pulsos de luz, en cantidad e intensidad, se aplicarán según las características propias de cada persona, dependiendo de la zona donde se vaya a trabajar o cómo se encuentre la piel en ese lugar, entre otros factores.

¿Para qué sirve este tratamiento?

La luz pulsada contribuye a que las manchas provocadas por efecto de los rayos del sol desaparezcan en una o dos semanas. Además, si la piel presenta manchas o alteraciones pigmentarias de otro tipo, como enrojecimiento, recuperará la uniformidad de su tono natural también a partir de la primera semana tras su aplicación.

Gracias a este tratamiento, la formación natural de colágeno se estimula y la piel recupera firmeza, luminosidad y luce un aspecto más joven y bonito.

Los beneficios de la luz pulsada

Este tratamiento facial rejuvenecedor con luz pulsada consigue que el poro disminuya su tamaño, como también lo hacen las arrugas. Se produce colágeno y los surcos y líneas de expresión se atenúan, haciendo que la piel muestre un aspecto joven y terso.

Asimismo, al hacer que las manchas e imperfecciones del rostro se eliminen la textura de la cara se ve significativamente mejorada, luciendo más saludable, uniforme y bella que nunca.

Con todo ello será posible decir adiós a los efectos que los rayos solares, el paso de los años, el estrés o ciertos hábitos alimentarios han afectado a nuestra piel.

 

Contacta con nosotras para más información

Contactar

Comparte este artículo en las redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter