Hilos Faciales

Luchar contra aquello que hace evidente el paso del tiempo en nuestro rostro es algo que nos hace buscar técnicas y tratamientos capaces de lograr que nuestro rostro deje de estar flácido, luzca luminoso, terso, brillante y natural.

Hilos faciales

Un tratamiento que aplicamos en nuestro centro de Medicina Estética en Zaragoza y que contribuye a mejorar al aspecto de la piel son los hilos faciales, una técnica de rejuvenecimiento que contribuye a la estimulación y reafirmación de los tejidos y consigue combatir la flacidez.

¿Qué son los hilos faciales?

Existen dos tipos de hilos:

  • PDO: estimula el colágeno, es revitalizante y reabsorbible.
  • Shilouette: crea tensión en la cara y produce mejorías importantes de la flacidez facial.

Esta técnica permite apreciar unos resultados inmediatos, es rápida y para ello se usan hilos de polidioxanona, que son reabsorbibles y antimicrobianos.

Su efecto permite tensar la piel a través de una especie de malla formada por hilos que sujetan el tejido del rostro; se trata de una técnica que ya se utiliza desde hace muchos en la cirugía del corazón.

¿Cuántas sesiones necesito? ¿Cuánto dura el tratamiento?

El tipo de piel, la edad de la persona o el grado de flacidez que presente la piel determinará cuántos hilos faciales se insertarán en el rostro, la media suele estar entre 10 y 20. Un profesional del equipo de Mar Lázaro, con formación cualificada, experiencia y material adecuado deberá encargarse de realizar este tratamiento, que se ejecuta con una finísima aguja que introduce el hilo en el tejido subcutáneo y tensa la hebra para que se ancle a la piel.

Alrededor del hilo se forma colágeno de manera natural y, de este modo, se consigue aportar densidad y firmeza al rostro.

El resultado es natural y necesita cierto mantenimiento a medio plazo para continuar apreciando sus efectos. A partir del primer mes de aplicación se aprecian los resultados definitivos, una vez se ha formado el colágeno.

El efecto dependerá de cada paciente, pero suele durar entre 12 a 16 meses, y cuando haya transcurrido este tiempo se puede volver a colocar los hilos.

¿Para qué se utilizan los hilos faciales?

Los hilos faciales están especialmente indicados para recuperar el óvalo facial, elevar las mejillas, eliminar arrugas y surcos, elevar dejas, mejorar pliegues del mentón, reafirmar el cuello, etc. Asimismo, se pueden utilizar en otras partes del cuerpo que necesiten reafirmación, como puedan ser las manos, glúteos, el pecho o el abdomen.

Gracias a esta producción natural de elastina y colágeno la piel recupera su elasticidad y firmeza de manera rápida, sin efectos secundarios. Una piel firme debido a este tratamiento mediante el que es posible combatir los signos de la edad, las arrugas y líneas de expresión que son, en ocasiones, los mayores indicadores del paso del tiempo.

 

Contacta con nosotras para más información

Contactar

Comparte este artículo en las redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter