Hoy en día, cada vez son más las mujeres que deciden confiar en la radiofrecuencia para poner fin a sus pequeños complejos. Y es que este tratamiento tiene multitud de aplicaciones a nivel estético: permite moldear la figura, reducir el contorno, reafirmar y mejorar el aspecto de la piel, dándole una apariencia más joven. Además, también proporciona resultados muy eficaces en el rostro, visibles desde la primera sesión: se define el óvalo facial, la piel se vuelve más firme y se reducen esas pequeñas arrugas de expresión que nos hacen sentir mayores.

¿Qué es exactamente la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia nació hace más de 70 años, aunque las distintas técnicas han ido mejorando y cada vez se alcanzan resultados más sorprendentes. Se trata de un tratamiento médico estético no invasivo e indoloro que provoca un calentamiento creciente y controlado de las células de grasa (adipocitos) y las fibras dérmicas de colágeno y elastina.

Gracias a este calentamiento es posible reducir el volumen corporal, a la vez que se consigue una piel más tersa y se reduce la celulitis. El calor estimula la producción natural de elastina y colágeno y, por tanto, la piel mejora su aspecto general. No vamos a engañarnos, los resultados no son milagrosos, pero sí muy eficaces y resultan especialmente satisfactorios en el tratamiento de la celulitis.

¿Qué beneficios tiene?

Uno de los puntos fuertes de la radioterapia es que permite tratar de forma localizada zonas como el abdomen, los glúteos, los brazos… de forma que se puede tratar la parte que más nos preocupa, o utilizarlo de manera general para lograr una lipoescultura completa sin cirugía. La radiofrecuencia permite:

  • Reducir el contorno y la circunferencia corporal.
  • Disminuir la celulitis considerablemente
  • Tensar y reafirmar la piel y mejorar la circulación
  • Darle un aspecto más tonificado al cuerpo

La mayor satisfacción para los pacientes es comprobar que el tratamiento realmente funciona, lo que les hace volver a sentirse a gusto con su cuerpo, ganando autoestima y confianza en sí mismos.

¿La radiofrecuencia tiene algún inconveniente? 

Uno de los aspectos más positivos de la radiofrecuencia es que prácticamente no tiene efectos secundarios. Se trata de un tratamiento completamente indoloro y puede enrojecer la piel durante algunas horas, pero es una reacción completamente normal.

No obstante, la radiofrecuencia está contraindicada en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, así como en las personas que padecen algún tipo de cardiopatía grave o porten marcapasos o algún tipo de prótesis metálicas.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento variará en función del método y la aparatología utilizada (radiofrecuencia unipolar o bipolar). En nuestra consulta de la Dra. Mar Lázaro en Zaragoza apostamos por una de las técnicas más eficaces y vanguardistas, el tratamiento de radiofrecuencia bipolar de Valashape, que actúa en las capas más profundas de la piel. En poco más de media hora el paciente obtiene resultados visibles, además de sentir una piel más lisa, suave y firme. Con el paso de los días, verá reducido su contorno y la celulitis será prácticamente invisible.

Comparte este artículo en las redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter