Enero y febrero son meses anímicamente más complicados que el resto, la temida cuesta de enero, el frío helador, poca luz solar…y algunos propósitos que nos hemos marcado con el año nuevo que no sabemos si cumpliremos o se nos quedarán otro año en el banquillo.

  • Dejar de fumar
  • Ir al gimnasio
  • Hacer dieta…
  • Aprender inglés

Somos muy exigente al comienzo de cada año con nuestro propósitos. No te estreses si a mediados de enero o principios de febrero no has logrado tu objetivo o ni siquiera has empezado, lo importante es que tengas claro que quieres hacerlo.

Necesitas un golpe de positivismo

Con el nuevo año y el bajón de estos primeros meses lo que debemos hacer es renovar energías, tener nuevas ilusiones. Piensa que es en esta época del año cuando nos marcamos metas y eso debe ser ilusionante sobre todo a corto medio plazo:

¿Por qué no se cumplen los propósitos?

Todo o casi todo lo que nos proponemos siempre supone un esfuerzo y solo la palabra ya se nos hace grande. Aunque sepamos que es para nuestro beneficio, hemos dejado pasar el tiempo y las ganas porque realmente no nos resulta atractivo y nos cuesta. Este es el motivo por el cual, el promedio de éxito en los tradicionales propósitos de año nuevo, es tan bajo.

Cambia de estrategia

En este mes aglutinamos  todos los propósitos del año y eso hace que no los llevemos a buen término, nos resultan inalcanzables y utópicos. Por ello elige uno, sólo uno, el que más deseas y ve a por él. Una vez te pruebes y veas de lo que eres capaz, serás imparable.

Empieza por ti

La autoestima es una herramienta clave a la hora de cumplir metas en la vida. Para vernos y que nos vean bien, primero hay que sentirse bien y este debe ser tu primer objetivo: Quererte a ti misma para que te quieran los que te rodean.

Un mal día lo tiene cualquiera pero todos no

Estar mal anímicamente un día tras otro repercute directamente en tu físico, eres incapaz de encontrar algo positivo en ti y sacarle partido. Y por el  contrario, cuando eres feliz, te sientes bien contigo mismo y con tu interior,  tu optimismo se plasma en tu rostro, en tu personalidad y se contagia a los demás.

Verse bien para sentirse mejor

¿Qué necesitas para verte bien? Piénsalo. Es cierto que la imagen no lo es todo, ni mucho menos, pero sí es importante que te veas bien para ser feliz, que proyectes fuerza y seguridad en ti mismo para empezar a plantearte otros objetivos.

Tres tratamientos que te aportan un subidón de autoestima

Un retoque estético inmediato y duradero con el que verte mejor o eliminar ese complejo con el que llevas viviendo toda la vida no te va a solucionar problemas de otra índole pero si nos hará afrontar la vida de otra manera, con más optimismo, la clave para que se abran muchas puertas en la vida.

  1. Mesoterapia Facial con Ácido Hialurónico: Una explosión de vitaminas y nutrientes naturales con un ingrediente estrella: el ácido hialurónico, natural en nuestro organismo, que harán que tu piel despierte de su letargo y comience a tener vida. La piel se ve más hidratada, luminosa y jugosa.
  2. Luz pulsada: Con esta técnica logramos estimular el colágeno de nuestra piel y reactivarlo. El rostro rejuvenece, se reafirma y las manchas se atenúan de manera significativa.
  3. Skinboosters: Para las más exigentes este es su tratamiento. Para quien quiere verse una mejoría de la piel generalizada y duradera. Reduce las arrugas, mejora la elasticidad de la piel, minimiza las cicatrices y marcas así como hidrata y reafirma. ¿Alguien da más?

Nuestro propósito de 2019… Tu felicidad

En la consulta de la Dra. Mar Lázaro también nos hemos marcado un propósito para este año que seguro vamos a cumplir: Ver felices a todas nuestras pacientes.

Comparte este artículo en las redes sociales
Share on FacebookTweet about this on Twitter