Irse de vacaciones y disfrutar de ellas puede resultar tan gratificante y restaurador como cualquier tratamiento de rejuvenecimiento. Además de ser un derecho, las vacaciones son necesarias para el cuerpo y para la mente.

“Permítete el lujo de disfrutar de esas pequeñas cosas”

Muchas veces, equivocadamente, guardamos para el periodo vacacional todas aquellas tareas que a lo largo de todo el año, no hemos sido capaces de realizar. Cuestiones de agenda personal, tareas del hogar o incluso un número excesivo de desplazamientos que pueden estresarnos incluso más que cuando estamos en nuestra jornada laboral. Para mí, resulta un lujo en vacaciones disfrutar de esas pequeñas cosas cotidianas que el resto del año ignoro: Tomarte un café o una caña con tiempo , leer libros todos esos libros que tanto deseas  y disfrutar de ellos, reír con amigos…

Planes… los justos

Cuando nos imaginamos la llegada de agosto, en nuestra mente caben mil planes pero luego la realidad es muy diferente. Planea solo aquello que te apetezca cumplir, fuera compromisos. Intenta dejar tiempo para todo, incluso para no agobiarte. Recuerda que el objetivo es volver en septiembre con las pilas cargadas y no más estresados que cuando nos fuimos.

Dedícate tiempo

Las personas necesitamos tiempo para nosotros mismos, para no hacer nada o para dedicárselo aquello que nos hace felices. Cuidarse la piel o dedicar tiempo a nuestro cuerpo será una de las tareas más productivas que, después de la época estival, nuestro organismo más agradecerá.

  • Alimentación sana. Son muchos los motivos por los que, a lo largo del año, no dedicamos el tiempo que requiere una buena alimentación. Los horarios laborales, la familia… A veces nos hacen comer “cualquier cosa” o incluso saltarnos alguna comida. Ahora tenemos tiempo para poder elaborar una lista de la compra sana, ir al mercado tranquilamente a realizar la compra y elaborarla en casa sin prisa. Si estás fuera de casa intenta no saltarte ninguna comida, comer despacio y elegir comidas lo más parecidas a las que tú pudieras elaborarte en casa. Huye de la comida precocinada, grasas saturadas y bebidas azucaradas. Date algún capricho pero de manera excepcional, intenta que este momento no se repita todos los días.
  • Hidrátate. Por dentro y por fuera. Es necesario todo el año pero en verano es cuándo más nos lo pide el cuerpo. Beber al menos 2 litros de agua hará que nuestra piel se mantenga tersa y luminosa. Nuestra piel también agradecerá un aporte de hidratación extra estos días. No salgas de viaje sin:
  • Una crema hidratante antiedad con una textura agradable que te haga sentir cómoda, rejuvenecida e hidratada las 24 horas del día como hace Triple Lipid Restore 2:4:2 de Skinceuticals.

  • Un buen tratamiento previo de Vitaminas con Ácido Hialurónico en la piel hará que la piel se mantenga hidratada todo el tiempo, con vitalidad, firme y luminosa.

  • Protección solar todo el día con un factor alto, incluso sin ir a la playa. Intenta distinguir el producto entre rostro/ cuello /escote y resto del cuerpo.

  • Encuentra tu ejercicio ideal. Las vacaciones pueden ser una gran oportunidad para reencontrarnos con nosotros mismos y de empezar nuevas rutinas. Ahora que tienes tiempo, prueba a encontrar ese deporte o ejercicio que pueda adaptarse a tus necesidades y que luego vas a intentar continuar adecuándolo a tu jornada diaria.
  • Descansa y sueña. Aprovecha para descansar y recuperar el sueño perdido a lo largo del año en asuntos laborales o familiares. Dormir es imprescindible para gozar de una buena salud y un aspecto saludable pero asegúrate de que sea un sueño reparador. Incluso si no sueles dormir siesta, hazlo. Tienes grandes beneficios para la salud:
  • Nos aporta creatividad y rendimiento intelectual
  • Mejora la piel y la expresividad facial
  • Efecto inmediato anti estrés

Recuerda que para que una siesta tengo efectos beneficiosos para la salud no debe sobrepasar los 30 minutos diarios.

Con ocho días basta

Según un reciente estudio, el cuerpo solo necesita ocho días para mejorar y recuperarse. A partir del segundo día el cuerpo comienza a mejorar y aumentan la energía y el bienestar. Desde entonces y hasta el octavo día todos nuestros niveles mejoran pero a partir del día ocho en adelante poco cambio notaremos en nuestro organismo. Este estudio de la Universidad de Tempero (Finlandia) aconseja repartir nuestras vacaciones en bloques para poderlas disfrutar al máximo.

El equipo de la Dra. Mar Lázaro en Zaragoza también se va de vacaciones hasta el 25 de agosto para rejuvenecer. Estaremos encantadas de atenderte a través de nuestra página de Facebook.

Feliz verano.

Comparte este artículo en las redes sociales
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter